Balasana o postura del niño, una asana que reconecta

09-03-2021

Balasana es una de las posturas de descanso en yoga. En sánscrito, bala significa “niño” y asana significa “postura”. Por eso, balasana se traduce como “la postura del niño”. Y, de hecho, recuerda a cuando los bebés se tumban con la barriga hacia abajo, la cabeza apoyada en el suelo y las rodillas dobladas.

Balasana es una asana básica, una posición de yoga fácil y apta para todos los niveles (con excepciones, que te cuento más adelante). Nos ayuda a relajar la espalda baja y los hombros, cosa que siempre es importante, pero lo es mucho más cuando esta zona del cuerpo se carga, por ejemplo, con las posturas invertidas. Balasana también te ayuda a volver a conectar con tu respiración si tu práctica ha sido intensa.

Beneficios de balasana

Aunque parezca una postura muy simple y muchas veces no se le presta atención, balasana tiene beneficios físicos y mentales fundamentales:

  • Puede ayudar en momentos de estrés o ansiedad: es una postura que puedes practicar si tienes dolor de cabeza o te sientes muy fatigado. También se suele recomendar hacer balasana antes de irte a la cama si te cuesta dormir.
  • Alivia los dolores de la baja espalda: balasana te ayuda a estirar los hombros y la musculatura de toda la espalda, pero es especialmente útil para la zona lumbar. Si sufres dolores en la espalda baja y no son muy agudos, esta postura puede ayudarte a aliviarlos.
  • Es una postura de descanso en yoga: las asanas de descanso y las contraposturas son muy importantes en yoga, porque te ayudan a volver a equilibrar el cuerpo después de haber hecho un trabajo intenso con una parte concreta del cuerpo. Balasana es una postura muy relajante que está especialmente indicada después de practicar posturas invertidas de yoga, por ejemplo Sirsasana o la postura de parada de cabeza, o bien Pincha mayurasana o la postura de la pluma del pavo real.

Y, además, si practicas a con frecuencia, podrás notar los beneficios del yoga en general.

Consejos para la postura del niño

Balasana es una postura sencilla, pero eso no significa que no debas aprender a hacerla bien. Es una postura fundamental que vas a practicar muchas veces en tu camino de yoga.

Para realizar la postura del niño, primero ponte de rodillas. Tus rodillas deben estar al ancho de tus caderas, ni más juntas ni más separadas. Después, junta los pulgares de los pies y siéntate sobre los talones, con la espalda bien recta. Exhala y ve bajando y redondeando la espalda hasta que tu pecho se apoye sobre tus rodillas y tu frente llegue a tocar el suelo. Por último, coloca tus brazos paralelos a tu cuerpo, con las palmas hacia arriba.

Como balasana es una postura de descanso, puedes hacerla todo el tiempo que quieras, pero se suele recomendar mantenerla entre cinco y diez respiraciones. Puedes hacerla al final de tu práctica o entre distintas posturas si notas que tu cuerpo te pide un momento de relax o de estiramiento, especialmente después de las asanas de extensión o backbending como contrapostura para suavizar la zona lumbar.

Variantes de balasana

Balasana con los brazos hacia delante o hacia los lados

Esta variante te irá bien si durante la práctica has trabajado mucho los hombros y los brazos. Te ayuda a relajar la zona. También sirve para estirar el torso.

Balasana con las piernas abiertas

Es una variante de la postura del niño recomendada si no quieres apoyar el vientre y el pecho contra las rodillas o si estás embarazada.

Balasana con bolster

balasana-bolster

Postura del niño con bolster. Foto de mi libro Yoga para mi bienestar

Un bolster es un cojín especial para yoga restaurativo. Realizarla con ayuda de un soporte te ayudará a mantener esta asana durante más tiempo. Coloca el bolster entre la piernas y relaja la frente o la mejilla sobre él.

Si no tienes, puedes utilizar otro material de yoga como almohadas, mantas o bloques de yoga.

Contraindicaciones de balasana

  • Mujeres embarazadas: en este caso se recomienda separar las piernas, como es lógico, para no presionar tu vientre contra tus rodillas. Eso sí, siempre es mejor seguir las indicaciones específicas de una clase de yoga para embarazadas, como estas que puedes encontrar en Studio Online.
  • Dolores de espalda: si tus dolores de espalda son leves, puedes realizar balasana, pero si son intensos es mejor consultar a tu profesor o profesora de yoga. Por ejemplo, para no forzar los hombros se recomienda apoyar la cabeza y el pecho en un cojín, bloque o manta, o bien cruzar los brazos bajo la cabeza.
  • Rodillas lesionadas: si tienes lesiones severas en las rodillas, es mejor que consultes con tu profesor o profesora antes de realizar balasana.

Posturas de descanso en yoga

Además de balasana, existen otras posturas de descanso.

La más conocida es savasana o la postura del cadáver, que consiste en tumbarse. Aunque pueda parecer una postura muy fácil, hay personas que están acostumbradas a estar en marcha en todo momento y pararse les resulta muy difícil.

Otra postura de descanso es adho muka svanasana o la postura del perro boca abajo. Esta postura, que forma parte del saludo al sol, puede resultar difícil o incómoda para los principiantes, pero con el tiempo se convierte en una postura de descanso.

Puedes practicar balasana en esta clase exclusiva de Studio Online con Raquel Mar, Yoga restaurativo para la ansiedad (46 min) y en esta otra disponible en Studio Online y en Youtube: Yoga para teletrabajo | Slow move por la tarde (28 min).

Si buscas prácticas para reconectar contigo, donde haya muchos balasanas para poner atención a tu respiración de manera más tranquila y pausada, puedes elegir entre esta selección de clases de yoga relajantes, disponible en Studio Online.

Si todavía no eres miembro, puedes disfrutar de un periodo de prueba gratis de 14 días. Para que explores, disfrutes y conectes. Te cuento más aquí:

DESCUBIR STUDIO ONLINE

 

Te deseo una buena práctica.

¡Compártelo en tus redes!
SocialMediaIcon SocialMediaIcon