Mantener viva la motivación en la práctica de yoga

30-10-2020

Como bien me habrás escuchado decir en varias ocasiones, el yoga va más allá de la práctica de asanas, pero llevarlo a nuestro día a día, fuera de la esterilla no suele ser sencillo. Por eso dedico mis clases semanales a indagar y profundizar en conceptos o temas, con una charla inicial en la que ampliamos la mirada llevándolo un paso más allá, de manera extendida.

En octubre hemos estado tratando la motivación y cómo poder mantenerla viva para la práctica de yoga y meditación en casa, para mantener los hábitos saludables y contrarrestar la pereza o la pérdida de interés cuando las cosas no salen cómo lo deseábamos.

La motivación es aquello que nos lleva a seguir, a actuar, a mantener el impulso y las ganas a realizar la acción, es la causa del movimiento, que depende del interés y de la voluntad, de querer lograr un objetivo o meta.

Entonces, ¿cómo cultivar la motivación?

Para comenzar, deberíamos tener claro nuestro objetivo final, más allá de los superficiales, cuál es el beneficio profundo en este momento para la práctica de yoga y meditación.

El primer paso para lograr motivación entonces sería encontrar y recordar continuamente el motivo, porqué haces yoga, qué es lo que te ha llevado a la práctica, volver a esos inicios para sentir la transformación y avances, recuperando nuestra motivación. El objetivo podría ser mantener la salud, generar bienestar, reducir el estrés, evitar la ansiedad, conectar con uno mismo, etc.

Pero surgen dudas, pereza, excusas, temporadas en que se pierde fuerza de voluntad… y es normal. Nos pasa a todos. Y aunque el yoga para muchas personas como para mi es una pasión, también hay temporadas en que otras cosas ocupan más espacio en la vida y puede volverse más vulnerable. En estos momentos podemos acudir a algunas herramientas que nos ayuden a mantenernos firmes en la motivación, pero es importante saber que puede suceder en cualquier momento (¡especialmente cuando mejor estamos!) y está bien tenerlo presente y ponerlo en práctica constantemente, no sólo cuando perdemos las ganas.

motivación deporte

Tapas, disciplina y fuego interno

Tapas es el tercer Niyama (de los ocho pasos del Yoga descritos por Patanjali), que se suele traducir como disciplina. Es la pasión, el coraje, la fuerza de la disciplina que nos ayuda a quemar impurezas físicas, mentales y emocionales. Tapas elimina todos los obstáculos que te impiden cumplir un propósito que contribuya a ser una mejor versión de ti mismo, aunque en el sentido yogi, el propósito último es la autorrealización.

El compromiso, las decisiones y acciones que tomamos para la práctica (sea de asana o de meditación) es tapas. Despierta nuestro fuego interno, la fuerza de nuestro centro para realizar algo y la pasión con la que lo realizamos.

La disciplina nos ayuda a establecer el camino, las reglas, hábitos y decisiones que debemos tomar. Nos ayuda a mantener y cultivar la motivación cuando se pierde, a recuperarla y sentir lo positivo de haberlo conseguido.

Pero como dijo Swami Satchidananda, tapas es autodisciplina, no auto-tortura. Y es importante recordarlo para no forzarnos demasiado.

Algunas herramientas para generar tapas: Ujjayi pranayama, Kapalabhati pranayama o el Surya Namaskar.

Tu propósito

Busca aquello que encienda tu fuego interno, dónde quieres poner tu autodisciplina y compromiso, de forma progresiva sin forzarte y crea tus hábitos o rutinas en función de ello.

Pon en práctica tapas

¿Quieres escuchar la charla sobre motivación y tapas? Accede a la charla de Yoga XL de la clase semanal del 2 de octubre (75 min) en Studio Online.

Sadhana, crear un hábito

En el camino del yoga, llega un momento para el practicante en el que es necesario crear su propia Sadhana: la práctica espiritual personal y constante. En la Sadhana encontramos el ancla, aquello que nos hace mantenernos con determinación, y nos ayuda a fomentar la motivación. No se trata de tener ganas o no, sino de hacerlo. Es un compromiso con nuestro camino.

Hacer yoga cada día puede ser tu sadhana, porque una clase de yoga es una práctica espiritual. Te acuerdas que una asana se define por Patanjali como «Sthira Sukham Asanam«, estable y cómoda, no es una posición de gimnasia. Y para conseguir la comodidad y la estabilidad, deberás practicar regularmente.

A través de la repetición es donde esta rutina se convierte en un hábito, se instala en nuestras vidas y, aunque puede ir transformándose, ya no dejará de formar parte de nosotros, como una necesidad más entrando en nuestros hábitos saludables (comer bien, descansar, higiene personal, etc.).

Me gusta la forma que expresa el maestro de Dharma yoga Andrei Ram: “En el camino del yoga el secreto es la práctica constante, porque al final no hay nada nuevo. Los mismos principios y las mismas técnicas practicados una y otra vez, hasta ser totalmente dominados, y con ese dominio ocurre la auto-realización”.

La Sadhana no tiene porqué ser una clase de yoga de 60 min cada día, puede ser una meditación breve, dos saludos al sol, un ejercicio de pranayama o la recitación de un mantra. Pero sí debe ser constante. Es importante conocer el momento en el que te encuentras para cumplirlo, sin convertirse en una obligación, sino en un deseo.

Swami Vivekananda nos recuerda que “La práctica queda firmemente establecida a través de continuos y constantes esfuerzos hechos con gran amor”. Es decir, con fuerza de voluntad pero sin sufrimiento, cuidándose a uno mismo, como un acto de amor propio.

Tu propósito

Te invito a experimentarlo, crear tu Sadhana, por breve que sea, y ser constante durante un período para que se convierta en hábito. Dicen que un hábito, dependiendo de cada persona puede llevarnos desde los 21 días hasta 66 días, según un estudio publicado en la European Journal of Social Psychology.

Practica conmigo en Studio Online

Descubre las Guías de práctica de Studio Online: calendarios con clases para seguir una rutina de diferentes duraciones

Puedes comenzar por 21 días o llevarlo a 40 días hasta que se convierta en un hábito natural sin esfuerzo.

motivacion deporte casa

Sankalpa, la intención

En este artículo explico más en detalle sobre el Sankalpa, la intención más elevada del corazón. Es la semilla que plantamos para cuidar, cultivar y realizar, que proviene de la conexión con nosotros mismos y nos ayuda a tomar una dirección firme.

A través del Sankalpa, podemos recordarnos nuestra motivación más profunda, nuestro propósito más allá las acciones o las metas, conectando con nuestro corazón. Es una afirmación que no proviene de los deseos del ego ni de las necesidades, sino que nos conecta con el sentido de nuestra vida, el sentido de nuestra práctica, que podemos usar como herramienta de transformación y cambio muy poderosa. Es importante conocer el poder de nuestras intenciones y experimentarlo.

Como dice Joe Dispenza, doctor en quiropráctica, profesor, escritor e investigador especializado en neurología, neurociencia, bioquímica y biología celular, que estudió el funcionamiento de la mente humana y logró, tras lesionarse varias vértebras, volver a caminar contra todo pronóstico y sin someterse a cirugía:

“Cuando nuestra conducta coincide con nuestras intenciones, cuando nuestras acciones están de acuerdo con nuestros pensamientos, cuando la mente y el cuerpo actúan juntos, cuando nuestras palabras son coherentes con nuestras acciones, detrás de nosotros hay un poder inmenso”.

Tu propósito

Crear tu Sankalpa, conecta con tu corazón y planta esa semilla para el próximo ciclo, sea parte de tu Sadhana o no. Cada día cultiva esa intención profunda para avivarla.

Empieza a crear tu sankalpa

Accede a la clase con alumnos dedicada a Sankalpa en Studio Online.

Salir de la zona de confort

Y es que después de todo esto, podemos darnos cuenta, entenderlo, pero es necesario practicarlo. No es fácil, y en lugar de vivirlo como una obligación, nos podemos ayudar a nosotros mismos viéndolo como una forma de cuidarnos. Salir de la zona de confort nos lleva a tomar decisiones, riesgos, pasar por miedos y diferentes emociones, y es imprescindible transitarlas para lograr el cambio, el nuevo estado o la transformación.

Parece obvio, pero la naturaleza humana y la sociedad tan mental en la que vivimos, en ocasiones parece que sólo a través del conocimiento podemos realizar algo. Y en este caso, con la motivación, no es suficiente. Debemos actuar, aunque sea con pequeños pasos.

Tony Robbins, el orador motivacional estadounidense, escritor de libros de desarrollo personal y finanzas personales dice:

“En la vida, muchas personas saben qué hacer, pero pocas personas realmente hacen lo que saben. Saber no es suficiente, debes tomar acción.» «No es sólo lo que hacemos de vez en cuando lo que da forma a nuestras vidas, sino lo que hacemos de forma consistente.»

Actuar y arriesgarnos, no significa saltar al vacío, sino tratar de hacer algo diferente, viendo nuestras limitaciones o resistencias. Celebrar nuestros avances es importante para motivarnos y encontrar el sentido de esa acción, nos ayuda a seguir.

A continuación te comparto una fábula sobre cómo es necesario en ocasiones salir de la zona de confort:

Cuento del halcón que no podía volar

Un rey recibió como obsequio dos pichones de halcón y los entregó al maestro de cetrería para que los entrenara.

Pasados unos meses, el instructor le comunicó al rey que uno de los halcones estaba educado pero que no sabía qué le sucedía al otro. Desde que había llegado al Palacio, no se había movido de la rama, hasta tal punto que había que llevarle el alimento.

El rey mandó llamar a curanderos y sanadores pero nadie pudo hacer volar al ave. Entonces hizo público un edicto entre sus súbditos y, a la mañana siguiente, vio al halcón volando en sus jardines.

– Traedme al autor de este milagro – pidió.

Ante el rey apareció un campesino. El rey le preguntó:

– ¿Cómo lograste que el halcón volara? ¿Acaso eres un mago?

– No fue difícil – explicó el hombre. – Tan solo corté la rama. Entonces el pájaro se dio cuenta de que tenía alas y echó a volar.

Moraleja: A veces, resulta necesario quedarse en la zona de confort pero si nos quedamos durante mucho tiempo, nunca sabremos lo lejos que hubiéramos sido capaces de llegar. Por eso, a veces necesitamos cortar la rama (¡no las alas!).

Tu propósito

Escoge una postura que no te guste, ya sea por incomodidad, por resistencias o limitaciones, una postura que te da miedo y una postura para poder rendirte a ella y practícalas. Observa los cambios en la acción, en salir de la zona de confort.

Practica tu salida de la zona de confort

Si eres miembro de Studio Online, accede a esta clase de 75 min que trata de probar nuevas asanas que nos dan miedo y profundizar las que no nos gustan tanto, para salir de la zona de confort.

Sutra del mes

Sutra 2.1 tapas svadhyayesvara-pranidhanani kriya-yogah

En este sutra Patanjali expone cómo la disciplina espiritual (autodisciplina), recitación y estudio de textos sagrados (y de uno mismo) y devoción (dedicación, contemplación) al Señor (al poder ilimitado) constituyen el Yoga de la Acción.

Este sutra habla de cómo encontramos Tapas a través del estudio de uno mismo (svadhyaya) y la entrega o alineación con lo Divino (Ishvaraprandhana), traspasando las limitaciones de nuestro ego. Sin esta determinación, la práctica no puede realizarse, igual que es necesario el auto-estudio para encontrar tapas, también es necesario tapas para mantenerse en ese descubrimiento.

como mantener motivacion

En definitiva, la motivación puede servirnos para vivir la práctica de yoga y la vida con sentido y cuando lo encontramos y somos coherentes con él, con nuestro nuestro dharma, nos sentimos en nuestro camino.

Practicamos juntos la motivación

Para mantener y cultivar nuestra rutina de yoga en casa con motivación, nueva guía de práctica de 4 semanas disponibles en Studio Online.

¡Nos vemos en la esterilla!

¡Compártelo en tus redes!
SocialMediaIcon SocialMediaIcon