Ahora que estamos todos en casa, muchas de las empresas han apostado por el teletrabajo. Dado que este modelo de organización está menos implantado en España que en otros países europeos, a continuación, comparto contigo unas claves de la organización del trabajo desde casa.

Durante los primeros años como profesora de yoga, estuve trabajando como consultora freelance, compartiendo mi tiempo entre horas delante del ordenador en casa la mayor parte del tiempo y el resto de horas dando clases en casa particulares o en centros de yoga. Creo que he conseguido crear un entorno físico y mental que me permite ser centrada y serena. Te comparto unos consejos para mantenerte enfocado, enfocada y cultivar el equilibrio en el actual contexto.

Mantén el equilibrio 

Ten “tu” espacio de trabajo

Que no trabajes en una oficina no significa que no puedas tener tu oficina propia. Asigna una mesa o una habitación específicas para trabajar. Somos animales de costumbre. Crea tu espacio para el trabajo en casa y no confundas a tu mente sentándote con el ordenador en el sofá.

Vístete de ropa de día, ponte en situación

Es muy recomendable empezar el día como de costumbre, tu meditación,  una ducha, un buen desayuno y vestirse de ropa de calle cómoda como si fueras a salir a una oficina. Utiliza ropa cómoda, no hace falta poner tus tacones y americana pero no te quedes en pijama.

Cuida tu alimentación

Tu salud es lo primero, así que fija unos horarios para las comidas y hazlo todo lo sano que puedas. Empieza por consumir los productos frescos y naturales que tienes en la nevera, están llenos de vitaminas, fibras y minerales. Algunos restaurantes con alimentos frescos siguen entregando a casa si no te apetece cocinar, pero evitar los snacks como comidas.

Soy cliente de los boles de Green Breathe, una empresa que prepara en el momento boles con ingredientes naturales, priorizando productos km0 y que entregan a domicilio y en empresas. Hace unos meses creé este bol solidario con Breathe Green. Es el bol que pido con mis ingredientes preferidos y que ahora está en su carta. Por cada bol vendido se da 1€ a la Fundación radika que da clases de yoga a mujeres refugiadas. Se llama “Karma Bowl” y lo puedes pedir para que te lo entregen a casa en Barcelona (siguen entregando durante la cuarentena de corona vitus).

Recurre a la tecnología para mantenerte conectado

Trabajar desde casa puede ayudarte a centrarte en tu trabajo en el corto plazo, pero también puede hacerte sentir desconectado. Varias herramientas online pueden ayudarte a mantener la comunicación con tus colegas y apreciar cómo impacta tu trabajo. Justo esta mañana, estuve preparando mi calendario de la semana por videoconferencia.

Cuida tu postura

No estás en la oficina, pero en casa también ¡cuida tu postura! Incorpora ejercicios de movilidad de la columna vertebral y posturas de yoga en una silla para evitar dolores y crear movimiento en el cuerpo.

Mantén tu rutina

Rutinas pre-jornada

No cometas el error de despertarse y abrir el ordenador con el café en la mano. Prepárate empezando por una meditación y/o practicando yoga. Dúchate (¡termina con agua fría¡) y toma un buen desayuno.

Revisa y valida tu plan de acción diario con calma y luego empieza tu jornada con toda la energía y serenidad de saber qué es lo que tienes que hacer.

Organiza el día como si estuvieras en la oficina

Para mantener una organización, divide tus tareas del día y en qué momento las llevarás a cabo. Si tienes un calendario en línea, crea eventos personales y recordatorios para pasar de una tarea a otra.

Evita las distracciones

Siempre hay cosas que hacer en la casa. Haz tu mejor esfuerzo para ponerlas en pausa como la lavadora o los platos sucios hasta que te vayas a “casa” en la noche. Tampoco no caiga en la trampa contraria y lee el siguiente consejo.

Toma un descanso

Como te lo comentaba, es tan fácil distraerse cuando trabajas desde casa que puede tentarte la idea de no tomar nunca un descanso para evitar esta situación. No permitas que trabajar desde tu hogar te evite tomar pequeños descansos. Aprovecha tus descansos para alejarte del escritorio, dar un paso por casa y hacerte una infusión. Pasa algo de tiempo con quien esté contigo en casa y cultiva paz y atención en este contexto tan particular.

Decide a qué hora terminarás de trabajar cada día

Quizá pienses que trabajar desde casa te permitirá equilibrar mejor tu vida personal y laboral, pero ten cuidado, no siempre es fácil marcar la diferencia.

En casa, puedes programar una alarma que señale el fin de tu día laboral. No tienes que dejar de trabajar en ese preciso instante, pero saber que el día de trabajo técnicamente terminó puede ayudarte a comenzar a prepararte para dar por terminada la jornada.

Rutina post-jornada

Una vez termina el trabajo, valida tu sistema de planificación y confirma o renegocia tu plan de acción del día siguiente.

Tras la revisión llega el momento de despejar el cuerpo y la mente. Estira tu cuerpo y relájate. Te mereces una buena clase de yoga. Cambiate la ropa, ¡te espero en la esterilla¡

Consulta el calendario de clases diarias en directo durante el confinamiento por el coronavirus. En general podrás hacer yoga conmigo cada día a las 18h cuando se acab tu jornada laboral.

Duerme lo que necesites

El descanso del guerrero. Después de una jornada de trabajo, es necesario reponer fuerzas para volver a la carga al día siguiente.

Te conoces mejor que nadie y sabes cuánto tiempo necesitas para levantarte a tope de energía. Tenlo muy en cuenta y actúa en consecuencia.

 

Espero que con estos consejos consigas esa estabilidad necesaria para trabajar desde casa con la que avanzar con paso firme en este contexto particular.

Recuerda, todo es cuestión de mantener un cuerpo sano, una mente equilibrada y trabajar con hábitos saludables en un entorno armonioso.

Cuídate mucho.

Xuan Lan