Matsyasana, postura del pez en yoga

05-07-2020

Llamamos a Matsyasana la postura del pez porque en sánscrito matsya significa “pez” y asana significa “postura”.

Matsyasana tiene por objetivo la apertura y la extensión del pecho. En yoga, a este tipo de posturas se les llama backbending, que significa “curvatura de la espalda”. Matsyanasa es un backbend sencillo que realizamos tumbados en el suelo y en el alargamos el cuello y la garganta, abrimos el pecho y apoyamos la coronilla en el suelo, vamos curvando la espalda.

Durante la práctica de asanas en una clase de yoga, la postura del pez suele realizarse como contrapostura de Sarvangasana (o postura de la vela) y de Halasana (o postura del arado). En yoga, se llama contrapostura a una asana cuyos efectos en el cuerpo compensan y equilibran los efectos de otra asana.

Origen de Matsyasana

Esta postura de yoga, al igual que otras, tiene un origen mitológico. Te lo cuento en la serie Posturas sagradas, con 6 episodios dedicados a 6 asanas.

VER TRAILER

 Matsya es la reencarnación o el avatar de Vishnu. Según cuenta el mito hindú, Brahma (Dios creador según la mitología hindú) entra en un profundo sueño y, en consecuencia, en la Tierra empiezan a aparecer diluvios e inundaciones. Es entonces cuando Vishnu, como Dios preservador, aparece en la Tierra en forma de pez. En su avatar: Matsya para avisar a Manu de lo que estaba ocurriendo, del el caos que está a punto de llegar. El pez transportó entonces a Manu, a su familia y a los siete grandes sabios en una nave, sujeta a un cuerno de su cabeza. Y así salvó los Vedas del diluvio.

matsyasana-mitologia

Te lo cuento al inicio de la clase de dedicada a Matsyasana, exclusiva de Studio Online, mi plataforma de yoga y meditación. Puedes aprovechar los 14 días de prueba gratis para disfrutar de esta serio y otras muchas clases exclusivas.

EMPEZAR MI PRUEBA GRATIS

 

Beneficios de Matsyasana

La postura del pez tiene muchos beneficios en el cuerpo:

  • Abre la caja torácica y expande las costillas. Por eso es una de las asanas que más ayuda a aumentar la capacidad pulmonar.
  • Estira la espalda, y esto mejora la postura corporal, porque los hombros trabajan hacia atrás, en sentido contrario a cómo se van colocando a lo largo del día si trabajamos frente a un ordenador, por ejemplo.
  • Es relajante y libera la tensión acumulada en la espalda.

Matsyasana también mejora el estado de ánimo y la autoestima, ya que corrige la postura de los hombros hacia delante, asociados a la tristeza y el decaimiento.

Matsyana y chakras

Desde una perspectiva energética, Matsyasana nos ayuda a trabajar tres de los siete chakras (los centros energéticos del cuerpo sutil) y a conectar con vibraciones elevadas:

  • Anahata, el cuarto chakra, situado en el pecho: en este chakra está la energía que nos permite dar y recibir amor. Activarlo nos ayuda a ser más compasivos y solidarios, y a estar en equilibrio con nosotros y con los demás.
  • Vishudda, el quinto chakra, situado en la garganta: este es el chakra de la comunicación. Activarlo nos brinda la capacidad de ser honestos y de comunicar lo que pensamos, pero también de escuchar realmente a los demás y de estar presentes en una conversación.
  • Sahasrara, el séptimo chakra, situado en la coronilla: este chakra es el que nos conecta con el estado de dicha y en él reside la iluminación, el amor universal y la sensación de unión con todos los seres. Activarlo nos facilita trascender la realidad material y sentirnos más libres, sin apegos.

Matsyasana, como todas las posturas de backbending y apertura de pecho, puede ayudarnos a aliviar los dolores de espalda. Pero debemos ir con cuidado, como te cuento en este artículo, donde también encontrarás otras posturas para arquear la espalda.

Por sus características suele realizarse como contra postura de Sarvangasana -postura de la vela- y Halasana -postura del arado-, asanas sobre los hombros en las cuales la barbilla está fuertemente contraída y el cuello extendido.

Algunos de sus beneficios a nivel corporal son: apertura de la caja torácica y expansión de las costillas; aumento de la capacidad pulmonar, estiramiento de la espalda, ayuda a mejor la postura porque los hombros trabajan hacia atrás, es relajante y libera tensión.

Posición del pez paso a paso

Para realizar Matsyasana, debes seguir los siguientes pasos: 

  • Túmbate en el suelo, con la espalda tocando la esterilla. 
  • Dobla las piernas hasta dejar los pies debajo de las rodillas.
  • Lleva las manos debajo de las caderas. Los codos tienen que quedar pegados a las costillas.
  • Vuelve a bajar las piernas para que queden estiradas en el suelo.
  • Desde aquí, empuja con los codos para levantar todo el tronco. Una vez el tronco está separado del suelo, deja caer la cabeza hasta que la coronilla (no la frente) toque la esterilla. Ayúdate con la cabeza para sostener tu peso. 
  • Con los codos bien apoyados y las piernas bien estiradas, abre el pecho y mantente en la postura, mientras respiras desde el plexo solar.
  • Para salir de esta postura de yoga, levanta la cabeza, acerca la barbilla al pecho y ve bajando el tronco.

Si prefieres ver cómo practico la postura, puedes consultar este vídeo de Studio Online en el que también explico variantes fáciles y avanzadas de la postura del pez.

Contraindicaciones de matsyasana

Se desaconseja practicar la postura del pez si sufres dolores musculares en la espalda, ya que en este caso es mejor no estirar el músculo. Tampoco es recomendable si te duele la cabeza, ya que en Matsyasana la coronilla soporta un gran peso. Por último, si tienes la presión alta es mejor que practiques otras posturas.

Variantes de matsyasana

La postura de yoga de el pez tiene diferentes variantes.

Matsyasana para fortalecer las cervicales

Si tus cervicales no son débiles, también puedes hacer la postura del pez sin apoyar tanto los codos y los brazos. Para ello, cuando entres en la postura, en lugar de apoyar las caderas sobre las manos y los codos contra las costillas, debes dejar las manos paralelas al suelo y subir sin apoyarte en los codos. Con esta variante de Matsyasana, el trabajo se concentra en la espalda.

Versión pasiva de yoga restaurativo

Esta variante de yoga restaurativo es la más sencilla. Para practicarla, necesitas poner un bloque entre los omóplatos. Ajústalo hasta que consigas colocarlo bien, de manera que te permita dejar caer los hombros, los brazos y la cabeza. En esta variante de la postura del pez, el cuello y la garganta se estiran menos, y si separas las piernas y los brazos puedes realizar Savasana (una de las posturas de descanso) con el pecho abierto. Dependiendo de cómo coloques el bloque de yoga, el pecho estará más o menos abierto y, por lo tanto, la postura tendrá una dificultad distinta.

Padmasana Matsyasana

Esta es una postura de yoga difícil. Entramos en la asana en loto completo, con los dedos de los pies sobresaliendo de las ingles. Con las palmas de las manos apoyadas en el suelo, detrás de las caderas, abrimos el pecho y poco a poco vamos caminando con las manos hacia atrás, nos apoyamos sobre los codos, dejamos caer la cabeza, cogemos las pantorrillas, acercamos los codos al suelo, bajamos las piernas hacia abajo y, finalmente, proyectamos el pecho hacia arriba. 

Uttana Padaasana

Es la variante de Matsyasana más avanzada de todas. Es como la primera de estas cuatro variantes, con la diferencia de que estiramos las piernas a 45 grados del suelo con los brazos paralelos y las palmas de las manos juntas.

Descubre las variantes de Matsyasana en esta clase online disponible en mi canal de YouTube:

Practica la postura del pez

Matsyasana es una buena postura si estás empezando a practicar yoga. Por eso suelo incluirla en mis clases específicas para principiantes. Recomiendo las dos siguientes clases que puedes encontrar en mi plataforma, Studio Online. Son la primera y la segunda parte de mi propuesta de yoga para principiantes, al que llamo easy going

Yoga paso a paso – easy going para principiantes

Esta clase de 55 minutos es la primera parte y es del estilo Hatha yoga. Es decir, mantendrás las posturas durante bastante tiempo, lo que te permitirá aprenderlas bien.

Yoga flow – easy going para principiantes

Esta clase de 51 minutos es la segunda parte y tiene un estilo de yoga más fluido que la primera. Es decir, aunque sigue siendo una clase de yoga tranquilo, empezamos a enlazar unas posturas con otras.

PROBAR STUDIO ONLINE

 Espero que te animes a practicar Matsyasana. Te deseo una feliz práctica de yoga.

 

Post actualizado en diciembre 2020.

¡Compártelo en tus redes!
SocialMediaIcon SocialMediaIcon
  • Sergio
    19 de Septiembre del 2018 - 19:06

    No conocía este blog y me parece realmente bueno, enhorabuena por vuestro trabajo! Os recomendaré!

    • Xuan Lan Yoga
      02 de Diciembre del 2020 - 19:34

      Muchsa gracias Sergio 🙏

  • Deja tu comentario