Nava en sánscrito significa barco y asana postura.

Esta postura intensa combina el trabajo de los abdominales, de la espalda y el equilibrio. Es una de las posturas que relacionamos con el trabajo de core (franja abdominal), para un vientre plano y abdominales marcados. Pero es muy importante, más allá de la imagen, porque tiene un rol fundamental a la hora de proteger las lumbares. En mi libro Yoga para mi Bienestar dedico un capítulo a nuestra relación con la comida, el vínculo con nuestro cuerpo y a pensar que vernos bonitos no es sólo para cuando tenemos que ponernos el bañador.

Navasana

Empieza sentado en el suelo con las piernas flexionadas hacia adelante al ancho de las caderas. Apoya las manos en el suelo detrás de tu espalda para bascular el tronco hacia atrás. Al inspirar levanta los pies del suelo, busca el punto de equilibrio en las nalgas y mantén las pantorrillas paralelas al suelo con los pies relajados o en punta. Al espirar estira los brazos hacia adelante paralelos al suelo. Mantén el pecho abierto sin curvar la espalda. 

Puedes quedarte en la variante de Savasana más sencilla con las rodillas flexionadas.

Primero con aguantando tus piernas con las manos debajo de las rodillas. Luego, cuando estés estable en las nalgas, abre el pecho, relaja los hombros, mira hacia el horizonte y quita las manos, dejando los brazos paralelos al suelo.

xuanlanyoga_navasana1

Si puedes entrar las postura de Savasana completa, estira las piernas sin cambiar tu espalda, pero no sacrifiques la postura erguida de tu espalda por hacer la postura completa. Para estirar las piernas, no es un tema de core o abdominales sino de flexibilidad de isquiotibiales y baja espalda. Si al estirar las piernas, notas que redondeas las espalda o que tu espalda cae hacia el suelo creando una V muy abierta, te re3comiendo, volver a flexional las piernas y trabajar tu flexibilidad en posturas como paschimottanasana o Uttanasana. Estas dos posturas están detalladas en mis dos libros. 

 

Navasana puede ser tu aliada en un programa de tonificación y adelgazamiento. Todos sabemos que perder peso es difícil y cuando no se consigue puede convertirse en obsesión. En el capítulo 8 de mi libro Yoga para mi Bienestar te hablo sobre perder peso comiendo con conciencia y en la secuencia incluyo esta postura porque ayuda a tonificar los abdominales hasta la zona lumbar. 

Practica Yoga y Navasana en casa

Aquí puedes ver el video de la práctica del capítulo 8 de Yoga para mi bienestar y puedes completar con la lectura del libro.