El yoga te ayuda a vivir en armonía con los demás

02-11-2016

El yoga es una práctica personal e íntima porque estás sola en tu esterilla, sola con tus pensamientos y sola intentando mantener la concentración. La práctica del yoga ayuda a la comprensión profunda de tu propia naturaleza para vivir en armonía contigo mismo.

«El yoga te ayuda en estar en paz y conocerte a ti mismo y luego podrás vivir en armonía con los demás.»

Hace muchos años, cuando aún era una practicante de yoga con pocos conocimientos de filosofía y del sentido espiritual del yoga, fui a mi primer retiro de yoga en Grecia, con Nancy Gilgoff, maestra de Ashtanga yoga. Le pregunte si el yoga era un proceso egoísta o egocéntrico porque era una disciplina individual que se centraba en uno mismo, tanto en la meditación como en la práctica de asanas. Y se quedó grabada en mi memoria su respuesta: «Primero tienes que estar bien contigo mismo para estar bien con los demás. El yoga te ayuda en estar en paz y conocerte a ti mismo. Luego podrás vivir en armonía con los demás«.

Está claro que una persona feliz, alegre transmite buen rollo a los demás, y una persona estresada y acelerada transmite mala onda…es así.

El yoga es un camino en el cual conectas con tu cuerpo, tus emociones, tus pensamientos, tus miedos, tus límites y tus cualidades. A medida que te vas conociendo mejor por dentro, también te vas conociendo mejor por fuera. Me refiero a que sabes detectar las situaciones, las personas que te pueden afectar de manera negativa o positiva. Percibes la energía que se desprende de ti, pero también la que fluye en tu alrededor, de las personas que te rodean y quizás también llegas a percibir la energía del mundo en general.

festival-organic-yoga

Yoga y emociones

Al estar conectada con tu ser íntimo, estás también más consciente de tus emociones y pensamientos negativos. No se trata de eliminarlos, no puedes, son humanos, y son parte de ti. Pero la sabiduría está en saber cómo gestionarlos para que no te afecten (demasiado) a ti personalmente y en tu relación con los demás.

¿Se puede hablar de manera tranquila con enfado o rencor? Definitivamente, sí, pero no es fácil. Requiere mucho auto-control y fuerza positiva interior. Seguro que alguna vez, muy enfadada, has gritado a alguien pensando que así te iba a escuchar, mientras la otra gritaba aún más fuerte creando más tensión, y por supuesto nadie escuchaba a nadie.

Me acuerdo de una anécdota contada por la profesora de yoga, Gordana Vranjes, de Mandiram Yoga con un ejemplo muy claro. Imagínate que estás conduciendo y el coche que está detrás te da un golpe (sin querer, por supuesto) y te paras y bajas de tu coche enfadado (¡normal!). Está claro que esto te fastidia, ya piensas que deberás ir al taller con todo lo que tienes que hacer y ahora vas a perder tiempo con esta “estúpida” conductora para hacer el parte de accidente. Si sales gritando, la otra persona te responderá con la misma agresividad, vais a perder tiempo discutiendo y saldrás de allí con un nudo en el estómago. Pero si sales de tu coche pensando que ella no lo ha hecho a propósito y que tampoco quiere perder tiempo con esto, gestionarás tu enfado para no empeorar la situación y agilizar el parte de accidente para salir de allí más rápido.

En el libro “la Ira: el dominio del fuego interior”, el autor Thich Nhat Hanh (humanista, activista por la paz, monje budista y autor de numerosos libros de atención plena) recomienda que dos personas enfadadas no hablen del tema de discordia durante unas horas para que se apague el fuego de la ira y que se den cuenta que culpar al otro es hacerle sufrir porque estás sufriendo tu mismo. Si haces este trabajo de auto-conocimiento con el yoga sabrás reconocer tus puntos débiles y detectar cuando tu actitud hace sufrir el otro, de tal manera que buscarás calmar y mejorar la situación con compasión y escucha y comunicación. O al menos lo intentarás.

Piensa en algún incidente en el cual te enfadaste mucho y no pudiste controlar tu ira.

Y ahora piensa como en otra ocasión te diste cuenta no hacía falta enfadarse y conseguiste calmar la situación transformando esta ira en energía positiva

Si te apetece, compártelo en comentarios.

yoga-relaciones2

 

¡Compártelo en tus redes!
SocialMediaIcon SocialMediaIcon