Mantén tu rutina de práctica estas vacaciones

02-07-2024

Entre unos días de camping con los amigos y otros con la familia con vistas al mar, la mayor de tus preocupaciones es cómo hacer que quepa todo en una maleta: tu ropa veraniega, la deportiva y lo más importante, tu esterilla para mantener tu rutina de yoga.

Es todo un reto mantener la meditación y el yoga en las vacaciones. Por eso, hoy te comparto algunos de mis trucos para hacerlo en la medida posible.

Pero antes de empezar, quiero informarte que los profesores y expertos en salud natural de XLYStudio (plataforma de yoga y meditación online) hemos creado un ebook gratis con algunos consejos para tener unas vacaciones saludables y satisfactorias.

Ebook gratis | 5 consejos para unas vacaciones saludables 🍉

Rellena el formulario para recibir el ebook en tu email


¿Cómo mantener tus buenos hábitos de yoga y meditación de vacaciones?

Si te quedas un par de semanas en un mismo lugar, es bastante más fácil crear una nueva rutina de yoga en las vacaciones. Pero si harás mini estancias y, por ejemplo, una ruta por algún país, puede ser más complicado. En mi caso, a veces alquilé un alojamiento cerca de la playa para estar varios días, pero también he recorrido algunos países de punta a punta.

5 trucos para mantener la práctica de yoga y meditación durante las vacaciones

  1. No hace falta que hagas un calendario superestricto. Puedes planificarte el día anterior para asegurarte de tener ese momento de yoga/meditación.
  2. Intenta cumplirlo, pero no te culpes si no lo consigues.
  3. Si sabes que ese día lo tendrás ocupado, planifica una sesión de yoga más corta. En XLYStudio encontrarás varias clases de menos de 30 minutos.
  4. Habrá días en los que tendrás que sacrificar tu sesión o moverla. Busca la armonía entre tus necesidades y las del resto, el yoga no debe crear conflictos.
  5. Si viajas con más personas, invita a tus compañeros de viaje a tu práctica de yoga y meditación. Crearás una energía positiva de grupo mientras comparte tu bienestar y los transmites a tus familiares y amigos.
  6. Lleva un plan de clases. Quizás si tienes que buscar clases te cuesta un poco más porque “pierdes tiempo”. Por eso en XLYStudio tenemos una rutina de yoga para las vacaciones.
  7. Usa auriculares para hacer meditaciones guiadas cuando el lugar no permite tener un espacio tranquilo y aislado. Yo te recomiendo los que son “noise cancelling” para aislarte del ruido. Así podrás hacer tu meditación en el aeropuerto, desde el avión o la playa.  Puedes encontrar meditaciones en XLYStudio. Además, desde la app móvil de XLY Studio puedes descargártelas para disfrutarlas donde quieras, ¡sin necesidad de internet!

yoga durante las vacaciones

 

Durante las vacaciones, suelo meditar cuando me despierto sentada en la cama, sobre una o dos almohadas de la habitación del hotel. Si lo prefieres, también puedes meditar en sukhasana el suelo.

En verano es difícil estar sola en la playa, a menos que vayas temprano por la mañana cuando no hay gente y aprovechar la energía del sol.

En mis prácticas de yoga rápidas, escojo 3 o 4 saludos al sol y sus variantes, hago 3 vueltas de cada uno y acabo con una corta meditación. O también elijo una clase exprés de XLY Studio con alguno de los profes de la plataforma y filtro por intensidad según mi energía de ese día.

descarga el ebook de vacaciones saludables

Si estoy parada o sentada más de 2 horas, me levanto para estirar donde pueda. Despierto el cuerpo con una respiración controlada, es un tipo de yoga si lo haces con conciencia y de forma sincronizada. Y no me da vergüenza, al final no estoy haciendo nada malo.

Compartiendo mi práctica

Una anécdota de mi viaje por Asia hace unos años. En el norte de Laos, cogí un barco en el río Ou dirección Nong Kiaw, iba a un retiro de yoga. Como hacía frío y hacía bastante tiempo que estaba sentada, así que me fui a la cubierta para estirar un poco.

Un señor empezó a copiarme y le propuse hacer una clase de yoga con estiramientos. Como le pareció buena idea, invité a todos los turistas a unirse a la clase improvisada. Acabamos siendo más de 15 personas. Fue divertido, informal y la ocasión de compartir mi sesión de yoga con desconocidos siempre será un buen recuerdo.

yoga-viaje

Otros consejos para hacer yoga en vacaciones

Siempre que llego a un hotel, pregunto si hay un lugar tranquilo o espacio dónde puedo hacer mi práctica de yoga además de mi habitación. Aunque no siempre hay, hay que saber adaptarse a cada situación. Entonces busco un parque, la playa a primera hora…

Quizás visitando un templo o paseando por un entorno natural encuentres el momento para hacer una meditación improvisada. ¡Notarás una energía muy especial!

Ebook gratis | 5 consejos para unas vacaciones saludables 🍉

Rellena el formulario para recibir el ebook en tu email


Y tú, ¿cómo mantienes tu práctica de yoga en las vacaciones? ¡Comparte tus consejos de yogui!

Namasté 🙏🏼

Xuan Lan

Xuan Lan es instructora de yoga y meditación mindfulness. Tiene formación en Vinyasa (200 h), Jivamukti (75 h), Dharma yoga (200 h), Intensivo de Ashtanga (50 h) y Yoga para trauma (20 h). Además, también ha estudiado Gestión del estrés y Regulación Emocional con Mindfulness en la UOC (Universidad Oberta de Catalunya).

Es autora de 3 libros: "Mi diario de yoga", "Yoga para mi bienestar" y "La buena hija vietnamita".

¡Compártelo en tus redes!
SocialMediaIcon SocialMediaIcon
  • Maty
    20 de Julio del 2016 - 16:56

    Gracias por compartir xualan
    Precisamente el fin de semana pasado tuve que escapar tres días y no quería abandonar la práctica. Tal y como tú has dicho la adapté. Efectivamente, unos saludos al sol con variantes, unas torsiones y algo de hombros y brazos con invertidas. Después una pequeña relajación-meditación aprovechando que la práctica la realice a primera hora de la mañana y al aire libre, Estuvo genial! Eso si, el tema alimentación fue peor, pero como tú has dicho no me ” castigue” mucho😜
    Namaste
    W

  • Myriam
    20 de Julio del 2016 - 21:05

    Hola Xuan,
    EL pasado 04/07 decidí pasar de la intención a la acción y empecé unos ejercicios sencillos de yoga con un libro que tenía y el recuerdo de mis prácticas de hace (demasiados) años.
    El domingo siguiente, día 10, vi -¿existen las casualidades?- el reportaje que te hicieron en Flash Moda; me impactó la ¿coincidencia?, me gustó tu historia y más aún la armonía, fuerza y gracilidad que mostrabas, así que entré a curiosear en tu blog. Y me gustó todavía más.
    Así que me dejé llevar por el impulso y compré tu libro. También he ido viendo tus vídeos, seleccionando los que me parecen más ajustados a mi (bajísimo) nivel… ¡y aquí sigo!
    Me levanto a las 5:55, me preparo un té verde con menta y hago tu práctica de 15 minutos al levantarse, luego 6 repeticiones de Surya Namaskar (la versión fácil, ¿eh?) y una meditación de 20 minutos que también practicaba hace años.
    Estoy tan contenta con la constancia que llevo (aunque sólo son 16 días) que me preocupaba perder el ritmo, desanimarme y dejarlo, así que este post me viene genial.
    Me parecen muy, muy útiles tu sugerencias y me encanta esa sensibilidad que muestras con afirmaciones como que no vale culpabilizarse y que hay que intentar mantener la armonía del grupo no imponiendo nuestras rutinas al grupo.
    Me ha hecho sonreír tu sentido del humor y me sirve de ejemplo que te dé igual que la gente mire. Geniales la apostilla de que a ellos “no se les había ocurrido” y la mini clase improvisada con los turistas en Laos.
    Así que, mil gracias por estar ahí y por compartir tu talento con tanta gracia y generosidad. Confío que algún día pueda unirme a alguno de los eventos que organizas (¿para cuándo en Valencia?). De momento, sigo atenta al blog y a Instagram.
    Namasté
    MyG

  • Deja tu comentario