Riviera Maya ¿Tulum o Holbox?

El año pasado fui a Tulum por tercera vez, un lugar especial en la Riviera Maya al sur de Cancún donde hipsters neyorquinos, yoguis internacionales, familias glam, jóvenes boho chic y todo tipo de turistas se reúnen en la playa más de moda del Quintana Roo, México.

Hace unos años me quede en Maya Tulum, un hotel de cabañas (grandes y sencillas a precio lujo) en la playa que ofrecía clases de yoga varias veces al día, el hotel de de ensueño para cualquier yogui buscando relax y vinyasa. En la mayoría de los hoteles puedes encintrar clases de yoga y masajes.

El año pasado me quede en el pueblo en una casa durante tres semanas, un poco lejos de la playa pero a 3 cuadras del retiro de yoga Holistika que fue mi headquaerter durante toda mi estancia. Al estar en la parte interior descubrí el otro lado de Tulum, y la verdad es de back stage no es tan bonito y glamuroso. La especulación inmobiliaria que construye en la jungla, la droga que circula para los turistas, los precios desorbitantes para norteamericanos y el tráfico de coches insoportable en la playa se suma al problema ecológico de aguas negras y exceso de basura que Tulum no puede gestionar ni aguantar.

Descanso y tranquilidad en Holbox

Este año decidí descansar en un lugar mucho más tranquilo y escogí Holbox, un banco de arena en el norte del Quintana Roo. Después de 1h45 de coches desde el aeropuerto de Cancún, llegas al pueblo de Chiquila para coger un ferry a Holbox, la única ciudad de la isla. Allí no hay coches, solo carritos de golf (de gasolina , no eléctricos…). Se pueden alquilar pero encuentro que se puede hacer todo caminando o en bici, o en el peor de los casos vas en taxi (son carritos de golf con ruedas 4X4!) . La ciudad no está asfaltada, todo es de arena, puedes caminar por las calles descalzo.

Es muy limpio (al menos desde un punto de vista del turista), no vi nunca una botella ni bolsa de plástico en la playa. Hay carteles que recuerdan que deben cuidar la isla y no tirar basura en la naturaleza. Igualmente, existe en la isla un problema de gestión de basura que se debería llevar triar y triar y llevar a mainland para ser tratada y reciclada, las pocas iniciativas de reciclaje y transporte de basura a tierra firme no acabó de funcionar….

Yoga en Holbox

Me quede en el hotel Casa las Tortugas, uno de los pocos hoteles con yoga diario. Luchi, la profesora de yoga de origen argentina es un ser luminoso, que me cayó bien al primer encuentro. No me perdí ninguna de sus clases en el hotel y también fui a sus clases de ashtanga yoga en la terraza de un bar donde daba clases para gente del pueblo, una manera de conocer otra faceta de Holbox y completar mi práctica. Hay mucho menos yoga en Holbox que en Tulum, pero con las clases diarias del hotel y mi auto práctica en la shala cuando estaba libre, tenía suficiente.

Puedes ver y practicar una clase online que grabe en la shala de yoga del hotel casa Tortugas:

XXXXX

Hay otros hoteles que proponen clases de yoga pero no fui, como Tribu y Ser Casasandra. El hotel Villas Flamingos tiene una shala con vista al mar que se alquila para retiros pero hacen clases regulares.

Holbox, el paraíso

Holbox se extiendo a lo largo de una playa de arena blanca fina y agua turquesa (no tan cristalina) donde puedes camina desde Punta Coco a Punta Mosquito.

Hay muchos hotels y restaurantes hips and trendy, las tiendas son más bien locales con un toque glam,  algunos bares de música live, y pizzerias que sirven la especialidad de la isla, la pizza de langosta.

La actividad principal de Holbox es caminar en la playa, pero también puedes alquilar un SUP, ir a pescar con los pescadores locales en sus barcas, dar un paseo en barco con los turistas para ver las otras islitas, o ir en kayak en los manglares.

Los manglares y partes de la isla son zonas protegidas para la fauna, los humanos no pueden ir!!  Es el paraiso para los las aves, gaviotas, pelicanos, flamencos rosas, y más!  En Kayak en el manglar vimos un cocodrilo de al menos 3 metros, impresiona mucho!

 

La atracción principal es mirar el sunset…

Durante los meses que van de mayo a septiembre, se pueden ver ( y nadar) con los tiburones ballenas y es común ver algunos delfines y tortugas acompañándole, pero no tuve la surte de verlos porque fui en diciembre. La temperatura oscilaba entre 25 y 30 grados, poca humedad, sol todos los días, pocos mosquitos (solo entre las 18 y 20h al momento del sunset) y poco viento tampoco, unas condiciones ideales para mi gusto.

Mis recomendaciones en Holbox

Restaurante Mandarina del hotel Casa las Tortugas para desayunar, comer y cena en la playa. Es un beach club abierto al público.

Hay muchos cafés en el pueblo para desayunar

Para cenar:

  • elegante en la playa: Ser Casasandra
  • Tradicionales: Los peleones y El Chapulím
  • Hip con productos locales: Luuma
  • Pizza: Roots