Fin de semana vegano y slow life en Andalucía

Para un extranjero Andalucía suena a Sevilla, la Alhambra, el Flamenco, los calamares fritos , sol y calor,  trajes de Sevillanas, su gente alegre y acogedora, y muchos más tópicos falsos o verdaderos…

En Noviembre me fui a Andalucía para descansar porque iba cansada y necesitaba cambiar de entorno para desconectar, sin tener que cocinar, pensar, sin trabajar (lo de las redes sociales 365 d/año agotan…) . Y decidí pasar un fin de semana en el sur cerca de Jerez y Arcos de la Frontera, donde descubrí una nueva faceta de Andalucía, la cocina vegana andaluza.
Aproveche los servicios healthy que el Hotel Barceló Montecastillo ha desarrollado para ofrecer lo mejor de la vida saludable a sus huéspedes: cocina sana vegana elaborada, información nutricional con un profesional en un juice bar, un huerto ecológico con un hotel de insectos para el control de plagas, y un spa y salón de belleza para mimarse y unas instalaciones deportivas impresionantes (un campo de golf, 2 campos de fútbol, campo de entrenamiento de obstáculos outdoor, sala de fitness).

 

Gastronomía vegana

Lo tengo asumido, pero sabes la diferencia entre vegano y vegetariano? por si a caso, te lo recuerdo. Los vegetarianos pueden comer queso, mantequilla, leche y huevos, mientras la dieta vegana no incluye ningún alimento de origen animal. chef-luis-montecastillo

La primera gran sorpresa durante ese fin de semana fue descubrir la cocina vegana andaluza de Luis, el chef del restaurante. Cuando se presentó, dijo que se llamaba «Luihh» sin pronunciar la «s» con su acento andaluz, y mi cerebro pensó, ¡qué bueno un chef español con nombre francés «Louis» ! porque en francés no se pronuncia la s final. Me encantan estos momento de «lost in translation».
Luis nos contó como se involucró en la cocina vegana después de un curso en Valencia, y la verdad es que nos preparó platos originales y deliciosos con algunos productos que no conocía. En las fotos puedes ver unas de las estrellas de sus creaciones culinarias. No puedo decir que la cocina de Luis fuera típica andaluza, pero ojalá pueda crear una nueva tendencia vegana en el Sur de España con sus creaciones.

 
arroz cremoso con algas, tofu y guisantes. Seguro que nunca has probado esta versión del arroz mar y montaña saludable . Sabías que las algas aportan minerales, vitaminas, estimulan el metabolismo. Son muy alcalinizantes, lo que ayuda a compensar la acidosis provocada por exceso en el consumo de carnes o alimentos procesados. Además de ser un delicioso arroz vegano, es un tratamiento depurativo por dentro.

– burguer vegano con pan de espelta, tempura de cebolla y patatas de boniato. En mi curso de formación de Dharma Yoga en Nueva York, nos comentaban que una persona que quiere convertirse en vegana debería hacerlo rogresivamente y no romper con sus hábitos alimentarios un día para otro. Este tipo de burger, que recuerda al burger de carne, con sabores parecidos puede ser un plato de transición.

risotto-algas-tofu-montecastillo burger-vegana-montecastillo

-Ensalada del huerto con tempura de espárragos, piñones y tofu : Una versión fresh de una ensalada con proteína

crema blody mary de remolacha con sorbete de coco: Me encanta la remolacha, la pongo en ensaladas, platos, zumos, donde pueda, y su color fucsia da vida a algunos platos.

crema-remolacha-montecastillo ensalada-montecastillo

– la tartaleta de chocalate vegana sin gluten: Para quien le gusta el chocolate negro intenso, esta tartaleta es una bomba. Pero Luis no la hizo muy dulce notando el sabor del cacao.No me acuerdo los ingredientes de la pasta, pero si me puedo permitir una crítica constructiva, le faltaba un poco de «crispy».

Si hay tópicos sobre Andalucía, hay más sobre la cocina vegana. No son solo verduras al horno, a la plancha, en cremas o arroces. Para que una cocina vegana sea equilibrada y aporte todo los nutrientes necesarios, hay que saber usar alimentos y super alimentos poco conocidos por el gran público, y el resultado no tiene nada que envidiar a la comida tradicional con proteína animal.

 

Healthy Juice Bar

La otra sorpresa del hotel fue el Vital Corner con los smoothies del nutricionista Alejandro de Nuteco que prepara y sirve zumos batidos super healthy muy equilibrados en proteinas, vitaminas y minerales. Propone cada día tres zumos pero se puede pedir la mezcla que deseas entre las frutas, verduras, algas, semillas y amplia selección de super food. Bueno, bueno, qué lujo (y todo gratis para los huéspedes del hotel), me veían allí  cada mañana pidiendo mi zumo verde con kale, manzana y todo tipo de semillas para empezar mi duro día de relax.

vital-corner-montecastillo vital-corner-juice-bar

Spa y belleza

Y el fin de semana de mimos no es completo sin una sesión de tratamiento en SPA. En otoño, después del verano y una larga exposición al sol se recomienda hacer uno o varias sesiones de peeling/scrubbing/exfoliante para limpiar la piel de las células muertas que le impiden funcionar correctamente. Con este tipo de tratamiento exfoliante (se puede hacer en casa también pero cuesta más) se trata de acelerar la limpieza para renovar la piel y que luzca más joven, fresca y más flexible. El el SPA del hotel Barceló Montecastillo probé la exfoliación con azúcar de caña seguido por una envoltura de germen de arroz. Te pone en todo el cuerpo una mascarilla sedosa que huele de maravilla (me recuerda el perfume de la mascarilla de noche con arroz de Kenzoki) y te envuelven en una «papillote» de plástico pero no te ponen en el horno sino luego en un baño de leche. No es que salí con una piel limpia sino con una piel de bebe.

Aproveche mi estancia en el hotel para grabar unos vídeos de yoga en la habitación y en la terraza y ahora me toca  editarlos. Espero poder publicar el primer vídeo en mi canal Youtube la próxima semana.

Slow life para desconectar

Fue un fin de semana para recargar pilas y energía a un ritmo improvisado sin reloj ni compromiso, disfrutando de los placeres del paladar y del slow life. Es lo que nos falta en la vida urbana, ralentizar, vivir y disfrutar del momento presente sin planificar. A pesar de ser una yogui, me lo tengo que recordar a menudo también porque a veces me dejo llevar por la dinámica y la inercia del mundo digital acelerado y la acumulación de trabajos que van llenado mi calendario. Estos momentos de pausa son imprescindibles para la salud mental y física, que sea en casa o un viaje, pero no se trata de irse de fin de semana planificando un montón de actividades/visitas chulas y acabar estresándose para conseguir hacerlo todo.

 

 

Quisiera agradecer el equipo del hotel Barceló Montecastillo por su hospitalidad y amabilidad, disfrute de una estancia muy agradable y experiencia muy completa. Espero que en la lista de tópicos andaluces un día se podrá añadir el «slow healthy vegan lifestyle» 😉

 

huerto ecológico Montecastillo