Tutorial de Pincha Mayurasana, un reto para muchos yoguis

11-05-2016

¿Cómo una sola asana puede tratar de equilibrio, de concentración, de miedo, de autoestima y de ego a la vez?

Pincha Mayurasana es una de estas asanas que suelen ser un reto para el yogui avanzado. Cuando ya tiene dominado Sirsasana, el pino sobre la cabeza, el yogui se empeña a practicar la versión sin la cabeza en el suelo. «Pincha» es una asana de equilibrio sobre los brazos, el equilibrio va con la concentración, pero al estar invertida entra el miedo.

Durante muchos meses, no me atrevía a practicarla sin pared porque un día me caí en la espalda. No sé si fue eso el motivo de un dolor en la lumbares pero me entró el miedo. Para seguir con la práctica, decidí poner un cojín en el suelo por si a caso, protegía un poco pero no era la buena solución. Byliana, una profesora de yoga me explicó un día cómo caer y fue el principio de una nueva etapa. El secreto está en abrir el pecho, mantener el core fuerte y caer con control en un puente/rueda, de tal manera que son los pies que llegan primeros al suelo, las piernas fuertes protegen entonces la espalda del choque.

Para conseguirlo hay que mantener la mente concentrada y presente en el momento de la perdida de equilibrio hacia atrás, no se trata de dejarse caer porque ya te has pasado de la vertical, sino que debes reaccionar con la apertura de pecho y mantener el centro activo.

Vídeo Pincha Mayurasana

En este vídeo de yoga explico como crear una base fuerte i estable en los antebrazos, como preparar la posición del cuerpo para subir sin lanzar las piernas porque será una caída segura, y como crear esta conexión con el cuerpo para controlarlo en el momento de equilibrio y mantener la postura. No hay que tener prisa en yoga, disfruta de la evolución en el camino de esta postura de yoga. Verás cómo tu cuerpo reacciona, se acuerda y controla, pero también como tu mente se concentra, se enfada y se alegra. Conseguirlo sube la autoestima, da alegrías, pero no te hace mejor persona, y tampoco caerte te hace peor persona. No trabajes una asana desde el ego para enseñar que lo puedes hacer, no lo hagas para la foto final. Y si no lo consigues no pasa nada.

Disfruta la práctica de yoga desde dentro y verás que las mejoras no están solo en las posturas sino también en la respiración, y en sensaciones más sútiles y profundas. (libro «Mi Diario de yoga«, pág 141)

 

Te deseo una buena práctica!

 

¿ Cuál es tu asana reto? ¿Qué sientes cuando no te sale?

Rodaje en Club Bonasport

 

 

 

 

 

 

¡Compártelo en tus redes!
SocialMediaIcon SocialMediaIcon