Mindfulness en el trabajo | Mejora tu rendimiento y tu bienestar

06-04-2021

En este artículo te voy a hablar de los múltiples beneficios del mindfulness en el trabajo y por qué deberías empezar a practicarlo para mejorar tu bienestar y tu productividad.

El trabajo es uno de los sitios donde más tiempo pasamos. Tanto si te desplazas cada día para ir a trabajar a un sitio como si eres una de las muchas personas que desde 2020 teletrabajan, pasas muchas horas en contacto con tus compañeros, te enfrentas a momentos de exigencia y tienes clientes con los que lidiar y plazos de entrega. Durante todo este tiempo, es normal que surjan emociones. Es posible que sientas estrés si te parece que no llegas a todo, o que te enfades ante una situación injusta.

Te sientas como te sientas, el mindfulness en el trabajo te ayudará a controlar tus emociones en lugar de dejar que tus emociones te controlen a ti. Esto no significa que si practicas mindfulness vas a dejar de tener emociones que no te gustan, sino que aprenderás a gestionarlas de manera más adecuada.

Significado de mindfulness

Mindfulness es una palabra inglesa que significa “atención plena” o “conciencia plena”. Es un tipo de meditación, pero a diferencia de la meditación budista, por ejemplo, el mindfulness no está relacionado con ninguna religión.

El objetivo del mindfulness no es dejar la mente en blanco, sino aprender a estar presentes aquí y ahora. El mindfulness nos enseña a observar nuestras emociones y pensamientos sin juzgarlos ni dejarnos llevar por ellos.

Beneficios del mindfulness en el trabajo

Aparte de los beneficios del mindfulness en general, practicar la atención plena en el trabajo te aportará los siguientes beneficios en tu productividad y bienestar. Por ello, cada vez más empresas apuestan por ofrecer mindfulness a sus trabajadores.

  1. Mejor capacidad de trabajo: varios estudios han demostrado que practicar mindfulness mejora la concentración y la capacidad para trabajar bajo presión.
  2. Pensamiento más rápido: según un estudio de la Universidad de California, las personas que meditan procesan la información más rápidamente.
  3. Reduce el estrés y la ansiedad: un estudio de la Universidad John Hopkings ha demostrado que los efectos del mindfulness son parecidos a tomar antidepresivos. Puedes leer este artículo de mindfulness para la ansiedad si quieres saber más.
  4. Mente más creativa: un estudio de la Universidad de Groningen concluye que las personas que meditan encuentran soluciones más creativas a los problemas.

 

Consejos de mindfulness en el trabajo

Para practicar el mindfulness en el trabajo no es necesario tener un rincón de meditación detrás de tu escritorio. Hay pequeños hábitos que pueden marcar una gran diferencia:

  • Empieza bien el día: tómate dos minutos para conectar con tu respiración justo después de despertarte. Hay estudios que demuestran que el momento más estresante del día es justo cuando nos levantamos. Si consigues frenar este cúmulo de estrés, habrás dado un gran paso para sentir más serenidad durante el resto del día. Basta con hacer unas respiraciones profundas antes de meterte en la ducha o mientras estés en el autobús de camino al trabajo.
  • Guarda el móvil y elimina las notificaciones: si tu smartphone no es una de tus herramientas de trabajo, tenlo fuera de tu alcance. Eliminar las notificaciones de redes sociales también te ayudará a no tener tantas distracciones.
  • Reserva momentos específicos para consultar el correo: si consultas el correo constantemente, es posible que interrumpas el resto de tus tareas. Si la respuesta a un correo puede esperar hasta que redactes ese informe que querías terminar hoy, responde después.
  • Olvídate del multitasking: hay estudios que demuestran que la inmensa mayoría de las personas son incapaces de realizar varias tareas a la vez. En realidad, lo que hacen es alternar tareas de forma muy rápida. Cuando estés haciendo una tarea, concéntrate solo en ella. Si estás hablando por teléfono, habla por teléfono. No te dediques a grapar folios ni a revisar el correo porque entonces es posible que hagas mal las dos tareas.
  • Termina una tarea antes de empezar otra: si tienes muchas tareas empezadas y sin terminar, es más probable que te estreses. Si te es posible, termina la tarea que estás haciendo antes de empezar la siguiente.

 

Mindfulness en el trabajo presencial

  • Haz pausas: uno de los grandes errores de muchos centros presenciales de trabajo es pensar que cuanto más tiempo estemos sentados en nuestro puesto de trabajo, más productivos seremos. Esto no siempre es así. Salir de la oficina para dar un paseo lento de cinco minutos o aprovechar las pausas para ir al baño para hacer cinco o seis respiraciones profundas o conscientes de mindfulness te puede ayudar mucho más a concentrarte que no moverte de tu silla.
  • Utiliza los momentos vacíos de forma consciente: cuando estás en el ascensor, cuando el ordenador se está encendiendo, cuando las impresiones terminan de salir de la fotocopiadora… hay algunos momentos en los que no hacemos nada. Puedes aprovecharlos para hacer respiraciones conscientes o para conectar con tu cuerpo con la técnica del escaneo, una de las principales técnicas del mindfulness.
  • Reuniones sin móvil: si es posible, trata de no llevarte el móvil a las reuniones de trabajo. Si estás más presente y escuchas activamente a tus compañeros, ellos y ellas se darán cuenta y esto generará un mejor ambiente de trabajo.

 

Mindfulness en el teletrabajo

  • Separa el trabajo de tu tiempo libre: lo más importante para teletrabajar de forma saludable es tener una rutina. Asegúrate de dividir bien el tiempo de trabajo del tiempo de ocio, de forma que no estés mirando el móvil durante las horas de trabajo y que luego te queden tareas por hacer y tengas que terminarlas en tu tiempo libre. Si te es posible, puedes designar dos espacios distintos para el trabajo y el descanso. No es necesario que montes una oficina en casa si no tienes espacio o dinero para hacerlo. Estos dos espacios pueden ser simplemente la mesa y el sofá.
  • Muévete y haz pausas: si teletrabajas, es posible que en lugar de hacer pausas conscientemente tiendas a despistarte delante del ordenador. Una forma de evitarlo es hacer pausas conscientes. Puedes ayudarte poniéndote alarmas. Cuando suenen, recuerda levantarte para estirar las piernas y hacer unas cuantas respiraciones conscientes. Si tienes balcón, puedes hacer estas pequeñas pausas mirando al cielo.

Puedes descubrir otros consejos para teletrabajadores en la entrevista exclusiva que le hice a Patri Psicóloga en Studio Online o ver el resumen que publiqué en mi canal de Youtube.

VER ENTREVISTA COMPLETA

 

Teletrabajo saludable

El teletrabajo cada vez está más instaurado y tiene muchos beneficios, como por ejemplo el ahorro de tiempo en desplazamientos. Pero también puede tener inconvenientes: es posible que, como estás en casa, descuides tu salud o se te desmonten las rutinas. En este artículo sobre teletrabajo saludable te cuento cómo me organizo yo para teletrabajar. Quizás lo más importante sea ducharse y vestirse cada día como si fueras a salir de casa, cuidar de tu salud con una buena alimentación y ejercicio, y ser consciente de las horas que dedicas al trabajo.

Si quieres mejorar tu forma de teletrabajar, he preparado un programa de yoga y meditación especialmente pensado para teletrabajadores. El objetivo del programa es crear una rutina de yoga y meditación en tu día a día y adquirir herramientas de autocuidado físico y emocional. Tiene una duración de cuatro semanas y con él podrás incorporar a tu rutina unas clases sencillas de yoga y descubrir qué tipo de meditación necesitas cada día: mindfulness, meditación con mantra o visualización.

yoga para teletrabajo

¡QUIERO SABER MÁS!

 

¡Compártelo en tus redes!
SocialMediaIcon SocialMediaIcon