Un verano pasamos una semana de vinyasa /ashtanga retreat en la Rosa dei 4 Venti para descubrir el tacón de Italia durante un retiro de yoga con Heather Elton, profesora inglesa de ashtanga yoga, mitad shaman, mitad hippy pero con una larga experiencia de profesora.
Al llegar a esta antigua masseria en medio del campo conocemos a los dueños, una señora italiana y sus dos hijos (por cierto, guapísimos los dos..).  Giulia es una mujer pequeña, con mucha clase, una melena rubia de una diva italiana de la TV de los 70’s, y la cara de un angel arrugado. Su sonrisa transmite paz y generosidad, no habla inglés pero comunicamos facilmente con sonrisas y mi italiano básico. Sus hijos uno rubio divertido, encantador tipo Bradley Cooper italiano y uno moreno con ojos verdes ( o gris…) y una sonrisa a la «What else?» que nos explican que son de Milán y que su madre es shaman o «healer» (pero qué es? un curador….) que usa su energía para curar a gente  y que juntos han creado este lugar especial para compartir amor, paz, libertad y yoga.

Cada habitación es un trullo, una casita blanca con techo en punta, tipica de esta zona de la Puglia.  Es un poco como una casa de hobbit italiano con la puerta bajita y el techo irregular, pero la decoración mediterránea y fresca relaja la mente.

En la zona hay muchos pueblos y playas por visitar, pero si te apetece quedarte tranquilo/a y no moverte, hay una piscina con hamacas y vista al campo.

IMG_5011

Me encantaron algunas reglas de bien estar y ecología de este lugar:
No entramos con los zapatos en las habitaciones, costumbre muy asiática que no solemos seguir en Europa.
Respetamos el silencio hasta la clase de yoga de la mañana. A pesar de estar en pareja, seguimos esta regla también, intercambiando miradas y sonrisas entre nosotros dos, y con los demás yogis. Tomando el primer cafe/te de la mañana sin hablar antes de ir al shala (sala de yoga) para instalarse en nuestro yoga mat. Es muy relaxing empezar el día de esta manera tranquila manteniendo una conexión consigo mismo antes de conectar con el mundo exterior.

Nos dan una botella de agua al principio de la semana que podemos rellenar a gusto, pero evitando comprar y tirar plástico.

La comida home made vegetariana es exquísita, hecha con productos del huerto ecológico de la casa y locales, sin gluten y sin lacteos. Es comer lo mejor de la cocina italiana e mediterránea sin trigo, puede parecer difícil pero es posible.
Compartimos las comidas en una larga mesa blanca con vajilla azul, podriamos estar en una isla griega o en las Baleares. Al final cada uno ayuda a recoger y compartimoos una infusiones caseras para ayudar a digerir este suculenta comida.IMG_0347

Tantos detalles de este lugar idílico y aún no he hablado de yoga…
El shala es una sala preciosa con paredes de piedra y el techo abovedado que mantiene una temperatura agradable en pleno verano. Tiene todo el material de yoga para cualquier tipo de practica o meditación.

yoga shala la Rosa dei 4 Venti

Durante la semana, disfrutamos de una sesión de grupo de Giulia, todos estirados comodamente en el suelo del shala, ojos cerrados pero yo estaba muy despierta a la expectativa de una experiencia única. Giulia, bruja angel no nos ha explicado nada, hay que vivirlo, sentirlo. Noto el calor de sus manos en mi cuerpo, no se si me ha currado de algo o si me ha transferido una energía positiva, no me importa, solo por vivirlo ha sido muy bonito.

Si buscas un agroturismo con encanto en Italia para practicar yoga, descansar unos días y comer sano, este lugar te encantará! El calendario de talleres y retiros esta en su página web.

www.larosadei4venti.orgIMG_0363 rosa-retreat-team