Cuando llegue a España no bebía café, solo tés e infusiones, pero en los bares no tenían nada más que un té negro dudoso, y ahora todos ya proponen tés, verde, rojo, negro o roiboos (no es un té sino una planta sin cafeína). Respecto a las infusiones, la oferta ha mejorado, pero aún se suele limitar a poleo-menta, tila y manzanilla.

Se nota el cambio en el consumo desde que los supermercados y tiendas de alimentación tienen una selección de tés e infusiones más amplia que las de mermeladas o barras de chocolate.

El Ayurveda, la medicina tradicional china, la homeopatía y todos los pueblos del mundo que viven cerca de la naturaleza usan las plantas medicinales como base de su ciencia y tratamientos.

Por eso me parece interesante conocer los beneficios de las principales plantas que podemos tomar en infusiones.

Siempre he tomado tés (sin azúcar ni miel), debe ser por mis raíces asiáticas. En Asia se toma té jasmin caliente en las comidas porque ayuda la digestión (ojo, el agua fría corta la digestión).

Cada año compro una planta de hierba luisa que pongo en una maceta en mi terraza. Durante el verano, corto directamente la hoja verde de la planta que pongo en agua caliente, y para para el resto del año, corto y seco las mismas hojas (sin nada) que mantengo deshidratadas en una caja de aluminio. La hierba Luisa es una planta digestiva y calmante, me encanta su sabor a cítrico y basta con solo dos de estas hojas en una taza grande de agua. Y así tomo «verveine» todo el año, en general antes de dormir.

En invierno para luchar contra el frio y los resfriados tomo mucha infusión de jengibre y limón (con o sin miel), la preparo 100% natural en casa o la pido en los cafés healthy que siempre tienen jengibre, y por supuesto limón, en su despensa. El picante del jengibre me chifla en zumos, sopas, platos, etc. y tiene como efecto de elevar la temperatura corporal. Tiene como propiedades de favorecer el proceso de la digestión y actúa como antibiótico natural para proteger la flora intestinal.

Empiezo el día con un café con leche vegetal pero luego suelo tomar 2 a 3 infusiones durante el día , pero como no tengo plantas medicinales en mi terraza y que no sobreviven en invierno, suelo usar las mezclas de hierbas ya hechas en bolsitas. Como el resto de alimentos, es importante que las hierbas y plantas que se usan en las infusiones sean libres de tóxicos y pesticidas, cultivadas en tierras limpias, por lo que prefiero comprar marcas bio.

Me encanta el chai con té negro (hasta de las 14h porque contiene teína) o en infusión de especias indias con un poco de leche vegetal (tomo Chai dulce o Classic de YogiTea). La marca YogiTea tiene una particularidad, cada bolsita lleva un mensaje inspirador yogui, y en el de la foto dice: «Appreciate yourself and honour your soul» que se podría traducir por  «Apréciate y honra tu alma»…
El Chai latte se suele hacer solo con leche (los indios beben leche de vaca, debe ser por la influencia inglesa) , personalmente yo lo prefiero hecho con agua caliente y añado leche de  soja, avena o arroz (prueba la bebida de arroz integral de Soria Natural, la única del mercado).

En verano, preparo infusiones con limón y menta y lo dejo en la nevera para tomarla bien fría. ES muy fácil de hacer, refrescante e hidratante. Es como un virgin mojito, sin alcohol y sin azúcar. 😉

La cola de caballo es conocida para tratar retención de líquidos por sus propiedades regeneradoras, astringentes y diuréticas. Cuando me noto con retención de líquidos me hago un tratamiento de 2 tazas al día durante dos semanas (pero sigo bebiendo mucho agua durante el día), más bien a media mañana y media tarde, porque si lo tomas antes de dormir hay riesgo que te despiertas durante la noche para ir al baño. Como es amargo, no dejo la bolsita demasiado tiempo en el agua y añado un poco de miel.

Después de comer te recomiendo la infusión de mezcla de regaliz, anís y menta de Soria Natural estas tres plantas alivian molestias estomacales y gases, facilitan la digestión después de una comida pesada. Por eso en Marruecos sirven un té de menta (fresca) al final de una comida (pero añaden azúcar…).

Hace siglos que se usa la melisa como un remedio natural para reequilibrar el sistema nervioso y calmar la ansiedad y los nervios. Y por sus propiedades sedantes, permite relajar la musculatura interna en caso de dolor de SPM y órganos digestivos en caso de digestión pesada. Es una buena opción de infusión antes de ir a dormir. Ojo, no puede sustituir o sumarse a medicamentos recetados para enfermedades de estrés, depresión o ansiedad.

Soria Natural es una de las pocas marcas que tiene infusión de melisa, y también lo propone como extracto en gotas.

En las tiendas de alimentación podrás encontrar cientos de infusiones (a parte de los tés verde, negro, blanco, rojo, etc) para cada gusto con mezclas de frutos rojos, cítricos, especias, plantas y hierbas, etc.

Antes en los bares y cafetería la carta de bebidas no detallaba los tés e infusiones, y ahora algunos tienen una carta separada de tés e infusiones que confirma la tendencia, la gente (come y) bebe más saludable.

Mi consumo de infusiones suele ir asociado a la digestión, depuración y calmar/preparar al sueño pero existen muchos más.

¿Tomas infusiones o te parece una taza de agua caliente sin sabor?