Estos días está llegando el frío invernal en España y en Europa en general, hemos tenido unos meses de diciembre y enero muy cálidos y ahora ya se nota el cambio de temperaturas, creando una ola de resfriados. La semana pasada nevó en Barcelona cubriendo las playas de blanco, en París pudieron esquiar bajo la Torre Eiffel, hasta pudimos ver bastante nieve en canarias.

  

Con estas temperaturas cuesta mantener el cuerpo caliente y los resfriados se transmiten más facilmente.

¿Y por qué nos refriamos más en invierno que en verano?

investigacionyciencia.es nos explica que: «A diferencia de la mayoría de los otros virus, el rinovirus (el principal responsable del resfriado común) no logra reproducirse en un ambiente con una temperatura superior a 37 °C, la misma que presenta el interior de nuestro cuerpo, pero sí lo hace con la máxima eficacia a una inferior, entre 33 y 35 °C. Esta es, precisamente, la temperatura que presentan las cavidades nasales cuando uno se expone, durante un tiempo, al frío. […] En las condiciones ambientales anteriormente descritas, la respuesta inmunitaria innata, esto es, la primera línea de defensa de nuestro organismo contra los agentes infecciosos, se vuelve mucho más lenta y menos eficiente.»

Algunos consejos para mantener el cuerpo caliente:

  • Proteger tu cabeza con un gorro de lana o algún material caliente porque la mayor parte del calor corporal se pierde por la cabeza.
  • Mantener los pies calientes con unos calcetines de lana y zapatos adecuados. Has intentado caminar en la nieve con zapatillas deportivas o zapatos de suela de cuero, en 5 minutos notarás el frío. Y en casa también, no camines descalzo. Personalmente, en invierno cada mañana uso calcetines, un gorro y una manta para la meditación. Al salir de la cama ya no tienes la funda nórdica que mantiene el calor y puede ser muy incómodo tener frío durante la meditación.
  • No salgas sin una buena bufanda para proteger tu garganta del frío.
  • En casa, toma infusiones calientes en lugar de agua fría, aprovecha la amplia selección de infusiones ayurvédicas ecológicas de YOGI TEA®

Tomar infusiones ayurvédicas en invierno

El ayurveda es una medicina natural originaria de la India que recomienda un modo de vida consciente y un planteamiento holístico para el cuerpo, mente y espíritu como claves para lograr una vida larga y equilibrada. Además de disfrutar de una buena infusión con aromas de especias, hierbas y plantas medicinales, aprovecharás los beneficios de unas mezclas elaboradas según esta ciencia milenaria.

Para luchar contra el resfriado y estimular tu metabolismo contra los virus del invierno te recomiendo tomar la nueva infusión ayurvédica Defensas Naturales de YOGI TEA® con un sabor agridulce de la equinácea que se combina con las bayas de saúco afrutadas y el aromática albahaca, y el picante de la pimienta negra y jengibre, entre otros ingredientes. La beneficiosa vitamina C natural de la acerola refuerza las defensas de forma natura. Si te gusta el sabor intenso de la pimienta y de las especias, déjalo reposar durante 7 minutos en agua hervida, y notarás todos los aromas.

Apúntate a los momentos cosy  y tranquilos de #7minutosparami que te propone YOGI TEA® con sus infusiones.

 

¿Conoces la echinacea?

Es una planta con flores nativas de América del Norte. Inicialmente apreciado por los indios nativos americanos como un remedio para mordeduras de serpientes, cólicos e infecciones, se convirtió en un alimento básico de bienestar hasta la llegada de los antibióticos. Se usa como remedio natural para el resfrío, en pastillas para la tos, en los suplementos orgánicos para el bienestar estacional, en cápsulas y en infusiones.

Está reconocida por sus propiedades antimicrobianas contra las bacterias, virus y hongos, siendo muy buena como antibiótico natural. Estimula el sistema inmunológico y ayuda a evitar el resfriado común y la gripe, y refuerzo al cambio estacional. La equinacea ayuda a nuestro propio sistema inmune preparándonos para lucha contra las bacterias y virus, disminuyendo los síntomas.