La postura del pez, Matsyasana, es un backbend (extensión, apertura del pecho) sencillo en el que alargamos el cuello y la garganta, abrimos el pecho y apoyamos la coronilla en el suelo. Por sus características suele realizarse como contra postura de Sarvangasana – la vela- y Halasana -el arado-, posturas sobre los hombros en las cuales la barbilla está fuertemente contraída y el cuello extendido.

Algunos de sus beneficios a nivel corporal son: apertura de la caja torácica y expansión de las costillas; aumento de la capacidad pulmonar, estiramiento de la espalda, ayuda a mejor la postura porque los hombros trabajan hacia atrás, es relajante y libera tensión.

Desde una perspectiva energética y a nivel de los chakras – centros energéticos del cuerpo sutil – el pez tiene mucho potencial porque estimula principalmente tres áreas importantes: el 4º chakra en el pecho, el 5º chakra en la garganta y el 7º chakra en la coronilla. Estos tres chakras son espirituales y nos ayudan a conectar con vibraciones más elevadas.

El 4º chakra – Anahata –

Es el del corazón y es el encargado de la energía que nos permite dar y recibir amor. Ubicado en el plexo cardíaco es la unión en el cuerpo de la parte animal/material (chakras 1º, 2º y 3º) con la parte espiritual(chakras 5º, 6º y 7º). Armonizar y activar este centro de energía nos ayuda a ser más compasivos y a vivir menos desde el ego, a estar en equilibrio con nosotros, con los demás y a ser más solidarios y comprensivos.

El 5º chakra – Vishudda –

Es el de la garganta y es el que se encarga de la comunicación. Ubicado en el plexo laríngeo nos brinda la capacidad de ser honestos, de comunicar lo que pensamos, pero también de saber escuchar realmente a los demás para poder estar presentes en toda conversación y poder emitir un mensaje verdadero y bien intencionado. Vishudda quiere decir «purificación».

El 7º chakra – Sahasrara –

ubicado en la tapa de la cabeza o coronilla es el que nos conecta con el estado de dicha. En él reside la liberación, «moksha» en sánscrito, y la iluminación, el amor universal y la sensación de unión con todos. Nos ayuda a trascender la realidad material y a llegar a la libertad de los apegos.

Matsyasana tiene diferentes variantes

Matsyasana Xuan Lan Yoga Matsyasana Xuan Lan Yoga Matsyasana Xuan Lan Yoga Matsyasana Xuan Lan Yoga

 

  1. Manos por debajo de las nalgas, piernas estiradas y empujando en los codos subes el pecho y apoyas la coronilla en el suelo.
  2. Con los brazos a los costados del cuerpo, elevas el pecho y subes sin apoyarte en los codos. Palmas hacia arriba.
  3. Versión pasiva de yoga restaurativo: boca arriba con el bloque debajo de los omóplatos.
  4. Padmasana Matsyasana: con los pies en loto, en los muslos, coges los empeines y elevas el pecho para subir a la coronilla.
  5. Uttana Padaasana: la más avanzada. Lo mismo que las anteriores, pero piernas y brazos estirados se elevan al cielo.

Descubre las variantes de Matsyasana en este nueva clase online: