Ahora que ha empezado la temporada de verano, sol y playa, vuelvo a mis sesiones de natación en el mar una vez a la semana bajando a la playa de Barcelona, un aperitivo antes de poder hacerlo cada días durante las vacaciones en una isla del mediterráneo.

Cada día, doy las gracias por vivir en un lugar donde puedo disfrutar facilmente de la naturaleza, ir a nadar en el mar después del trabajo, caminar en la montaña a menos de una hora de la ciudad, correr en los caminos de las colinas de Barcelona, hacer SUP, o para los que quieren también se puede navegar en la costa.

Como mucha gente, cuando nado me da miedo no ver el fondo del mar, y me siento más tranquila si el agua es tranquilo, transparente, y si puede ser azul turquesa… 😉 Pero cada vez más veo en estas condiciones optimas, trozos de plástico, botellas, bolsas, latas, restos de  objetos producidos por los seres humanos que flotan, y se notan por su estado que hace tiempo que están allí en el mar/océano y por desgracia se quedarán flotando para muchos años más.

Y no te cuento cuando vas a bucear… He tenido la ocasión de bucear en varios mares y océanos en distintos continentes, en lugares maravillosos, en islas perdidas lejos de la industrialización y siempre te duele el alma cuando bajo el agua, a 10 o 20 m de profundidad ves una botella, una red de pescadores, un trozo o una bolsa de plástico o cualquier basura de nuestro mundo moderno que acaba contaminando la vida marina inocente.

 

El plástico, una catástrofe ecológica

Hace unas semanas, estuve en una conferencia organizada por la ONG Plastic Pollution Coalition en el Soho House de Barcelona sobre un tema ecológico (uno más) que debería preocuparnos a todos, las toneladas de basura, residuos abandonados o tirados por los seres humanos en los océanos.

Por qué solo preocupan a los políticos lo que pasa dentro de las fronteras de su país, y quién se preocupa por las basuras que acaban en las aguas internacionales y que afectan a toda la ecología del planeta. Los objetos de plástico con la luz solar y el tiempo se trocean en partículas de plástico no biodegradables y tóxicas que amenazan la vida marina. Desde hace unos años, la comisión Europea y las Naciones Unidas han creado programas para el reciclaje de la basura.

Hay una estrategia específica para plásticos. “Buena parte de la contaminación marina es plástico, sobre todo envases. Solo se recicla alrededor del 25% de todos los residuos plásticos y casi el 50% todavía se entierra en vertederos en la Unión Europea. Es demasiado”, dijo el 20 de abril el comisario de Medio Ambiente, Karmenu Vella, en una conferencia en Bruselas. (fuente: El País Semanal)

Las Naciones Unidas estiman que cada milla cuadrada de océano contiene un promedio de 46,000 pedazos de plástico flotantes.(fuente: Nationalgeographic.es)

En 2050 habrá en el océano más toneladas de plástico que de peces, según una proyección de la Fundación Ellen MacArthur, que promueve una economía que convierta los residuos en recursos. Cada año entran al mar unos ocho millones de toneladas (fuente: El País Semanal)

Un impacto en la salud humana

Los estudios confirman que la cadena alimentaria marina, de la cual depende el hombre, está contaminada.  Para empezar los seres microscópicos que componen el plancton marino comen microplásticos, al igual que animales filtrantes como los mejillones. También los peces de muchas especies comunes se están alimentando con fragmentos de plástico (Fuente: http://elplasticomata.com).

El plástico no sólo provoca [la] muerte de las larvas de peces o retrasa su crecimiento: «Los contaminantes son transferidos de las presas al depredador por lo que probablemente se acumulan en la cadena alimentaria. Si este proceso [observado en acuarios del laboratorio] está ocurriendo en el ecosistema marino, los plásticos pueden afectar a la cadena alimentaria, incluyendo a los humanos». (fuente El Mundo)

Si quieres verlo en imágenes y si no eres demasiado sensible te recomiendo ver el documental de Plastic Oceans, un network de ONG’s y asociaciones cuyo objetivo común es sensibilizar a la gente con al problema del plástico.

Lo puedes ver completo (disponible en Netflix), ya no tendrás dudas sobre el impacto ecológico sobre la vida marina y sobre la vida humana que tiene nuestras basuras de plástico que acaban en el mar. Aquí te dejo con el trailer:

Muchas nuevas marcas como  EcoAlf  producen sostenible, fabricando ropa y accesorios con residuos reciclados. La Fundación Ecoalf se ha embarcado en su proyecto más ambicioso: «Upcycling the oceans» que ayudará a limpiar los océanos de basura gracias al apoyo de los pescadores. Un proyecto único, complejo y pionero cuyo objetivo final es transformar el plástico del Mediterráneo en hilo para hacer tejidos y que pretende replicarse en otras partes del mundo.

¿Qué podemos hacer en el día a día para limitar el uso de plástico?

Vivir con más conciencia a la hora de usar plástico, y aportar nuestro grano de arena. Aunque no podamos eliminar el plástico, podemos reducir su uso y limitar la contaminación.

Te propongo algunas medidas fáciles para vivir con menos plástico desechable y generar menos basura de materiales no degradables  en tu día a día:

– No beber con pajita de plástico. Si no la necesitas ( se bebe muy bien con un vaso), devuélvela sino acabará volando o en el suelo… Si tus hijos necesitan una pajita para beber, compra pajitas de aluminio que puedes lavar, o pajitas de papel.

– Lleva contigo siempre una bolsa de tela enrollada en tu bolso por si vas de compras, no necesitarás las bolsas de plástico (o de papel) que te dan en los comercios). Tengo una colección de bolsas de tela de algodón que me han dado en algunas tiendas cuando fui a comprar o como regalos por ser buena clienta. Y si tu bolsa no es de algodón, no importa, mientras te sirve para evitar usar las bolsas desechables

Me gusta la campaña de Natura «Plastic kills» en sus tiendas con objetos para limitar el uso del plástico desechable y transmitir este mensaje.

 

– Lleva contigo una botella re utilizable para hacer deporte o pasear, llénala de agua en lugar de comprar pequeñas botellas de agua que vas a tirar

– En lo supermercados, pongo en una misma bolsa frutas distintas, las peso por separado, y pego las dos o tres etiquetas del precio en la misma bolsa. De verdad que dos limones, un aguacate y 3 manzanas caben en una misma bolsa, por qué usar tres?

 

– Re utiliza estas bolsas de plástico pequeñas de la fruta para las basura pequeña de baño, es el tamaño perfecto!

– Si compras tu café para llevar por la mañana, lleva tu propio vaso/mug térmico para que te lo rellenen en lugar de usar un vaso desechable.

– Y cada vez que puedas, comenta en los comercios de alimentación y restaurante de comida para llevar, de usar menos cubiertos y envases de plástico, existen nuevos formatos de papel, tetrabrick, y materiales biodegradables.
por ejemplo; la web Ekoideas vende vajilla de bambú biodegradabble, estos de Ecoologic entrados en Instagram:

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Y durante las vacaciones?

  • No llevar botellas, bolsas de plástico en la playa o en los barcos que pueden volar con el viento y acabar en el mar. Poca gente corre o nada detrás de su basura volante…
  • Recuperar y tirar a la basura los objetos no biodegradables que os podeis encontrar en el mar o en la playa. Para ser más cívico y responsables. Todos queremos playas limpias.
  • Concienciar a vuestros hijos, amigos y vecinos de hacer lo mismo
  • Organizar vuestra basura cuando vais a la playa con una nevera de bebidas y comida para no dejar nada cuando os vayáis a final del día.
  • Y todo lo que os ocurre con sentido común