Qué difícil desnudarse cuando tu cultura y tu educación es puro pudor. Pudor en expresar las emociones, pudor en los gestos y abrazos, pudor con el cuerpo desnudo…

Así soy yo, una mujer que nunca ha hecho topless en la playa, que no se siente muy cómoda al desnudarse en el vestuario del gimnasio, que no se viste sexy y no quiere llamar la atención.

¿Entonces por qué desnudarme delante de la cámara de foto para acabar “en pelotas” en una página de una revista?

Con el tiempo he aprendido a conocer y amar mi cuerpo, cuidándolo por dentro y por fuera para mantenerlo sano, fuerte, equilibrado y bonito. Aunque la estética no es un objetivo es un ingrediente de bienestar, de autoestima porque a todos nos gustan las cosas bellas y no feas, y si puedes mejorar lo que no te gusta pienso que hay que hacerlo (con un poco o mucho esfuerzo).

El yoga es mi aliado en este camino porque además de crecer como persona, mantener este equilibrio mente-cuerpo, conseguir paz mental y felicidad, me tonifica y me mantiene en forma.

Cual sea tu cuerpo, genética, morfología, raza y medidas te puedes cuidar con unos buenos hábitos de vida, una alimentación saludable y un poco de ejercicio físico.

Women’s Health transmite unos valores de la mujer dinámica, deportista, sana y que se preocupa por su bienestar y salud (“health” en inglés) y quería enseñar cuerpos al natural para sensibilizar a las mujeres en esta necesidad de cuidarse y aceptar tu cuerpo tal y como es porque no existe la perfección y que somos todas únicas.

Con el hashtag #miformaenforma, las mujeres han publicado fotos de ellas en bikini, desnudas, haciendo deporte, enseñando sus curvas, sus esfuerzos, sus ganas de decir al mundo que no existen medidas perfectas.

Cuando Mónica, la directora de Women’s Health me propuso este proyecto de número especial “Al desnudo”, me pareció buena idea, pero no para mí. Y finalmente tome la decisión de hacerlo para superar mi vergüenza, salir de mi zona de confort y enseñar a las mujeres que el cuerpo desnudo puede ser bello. No tengo medidas perfectas, tengo celulitis como todas, mi talla no es un 36, me gustaría tener más pecho y piernas más largas, pero soy así y así os enseño mi cuerpo.
Me siento orgullosa también de compartir este reportaje con mujeres hermosas y modernas como Blanca Suarez, Gemma Mengual, Melani Olivares, Cristina Boscá y Miriam Gutiérrez.

Blanca Suarez en portada te explica también porque lo ha hecho en http://www.womenshealth.es/revista/articulo/blanca-suarez-al-desnudo-making-of

El resultado, una foto bella y hermosa

Tengo que confesar que hemos hecho decenas de fotos, probado varias posturas de yoga durante el shooting y que todas no han salido bonitas por supuesto. Esta foto en padmasana (postura del loto) es el resultado de una selección cuidada y de unas horas de trabajo en unas condiciones especiales, pero sin retoques.

Quiero agradecer a Edu García el súper fotógrafo de Women’s Health (también de Men’s Health y fotógrafo de mi libro “Mi Diario de Yoga”), por tener este talento para retratar el cuerpo humano de manera tan estética.

Quiero contestar a los comentarios que critican el hecho de no enseñar cuerpos reales con celulitis. A pesar de tener celulitis, por qué enseñarlo si puedo enseñar otra faceta más bonita de mi cuerpo? ¿Por qué enseñar lo feo en una revista? Cuando sales a cenar, escoges un vestido que te gusta y te maquillas un poco para salir guapa pero no disfrazada, pues es lo mismo.

Si esta foto puede inspirar y motivar a las mujeres para que hagan deporte y se cuiden para amar su cuerpo me siento orgullosa de haberlo hecho.